Moral y liderazgo

Hay dos maneras de buscar ser líder, y en Venezuela últimamente ha dominado la manera mala: apelar a los prejuicios de la gente. O sea, convertirse en demagogo. Los consultores políticos contribuyen a ese mal, porque estudian las opiniones públicas y recomiendan a sus clientes qué decir, como vestirse y hasta como cortar su pelo para resultar populares. Ejemplo: increíblemente, resulta más importante bailar con viudas que hablar con la verdad. Pero con ese tipo de “líderes” se destruyen los países. Eso no es ser líder, eso es ser prostituta.

Lo que necesitamos son líderes que dicen la verdad y que no les afecta si la gente les humilla o se ríen de ellos; que siguen firmes en sus convicciones contra viento y marea. A ellos les pertenece el futuro.

1 Comentario

  1. Cuando dijo esto: “Lo que necesitamos son líderes que dicen la verdad y que no les afecta si la gente les humilla o se ríen de ellos…” recordé las bravuconadas de los comunistas y las focas que aplauden. Me alegra mucho que LA MORAL haya saludo a flote, cuando menos como tema para reconstruir al país (o cualquier empresa)

Comentarios cerrados.